XII CICLO DE MÚSICA EN LA CATEDRAL

Mario Garrote Soto

La XII edición de "Música en la Catedral" ha venido marcada por la reducción de las subvenciones que provienen de algunas instituciones y que desde la Asociación hemos intentado, que para el asiduo público que asiste a los conciertos programados para el mes de agosto, no se percibiera una carencia de calidad en las agrupaciones, por lo que se decidió pasar de cuatro a tres conciertos para que no se viera mermada la categoría de los mismos en relación con años anteriores, dicho de otra manera, "mejor tres buenos conciertos que cuatro mediocres".

Tres conciertos de agrupaciones totalmente diferentes, con un protagonista preponderante en dos de ellos, el órgano. El órgano de nuestra Catedral, que por lo que han comentado los organistas que participaron en los conciertos necesita un "repaso", pero no superficial, sino muy a fondo, ya que de no ser así, su declive será notorio en poco tiempo, ya que hoy es el día en el que algunos registros y parte del "pedalier" no funcionan...

Pero todo ello no ha sido óbice para que el primer concierto programado (órgano, trombón-sacabuche y percusión) fuera algo tan novedoso en Astorga, que estoy por asegurar que era la primera vez que una agrupación similar se presentaba en nuestra ciudad, con arreglos para combinaciones tales como órgano y sacabuche; órgano y timbales; órgano, timbales y sacabuche: órgano solo; e incluso timbales solos. Toda estas novedades resultaron muy del agrado del público asistente El tercero de los conciertos (órgano y trompeta) a cargo de Roberto Fresco, organista eminente de nuestra ciudad con una trayectoria profesional muy importante y reconocida ya tanto en el ámbito nacional como internacional, y Luis González Martí, trompetista de la Orquesta Sinfónica de Madrid, titular del Teatro Real, fue también una delicia para los oyentes, con un repertorio tan variado que nos llevó desde el Barroco hasta las tendencias contemporáneas.

Quiero hacer una mención especial al concierto celebrado el sábado, 10 de agosto, a cargo del "Ensemble Belmont", agrupación de cuerda de tal nivel de calidad técnica e interpretativa, que nos emocionó a todos los asistentes que tuvimos el privilegio de escucharlos en el Palacio de Gaudí. Cinco intérpretes de un prestigio tal que resulta más fácil verlos y oírlos en las grandes salas de conciertos internacionales que en una ciudad como la nuestra. El marco del concierto fue precioso, lástima del poco público que pudo asistir por la limitación del aforo del palacio, pero, es posible, que para próximas ediciones podamos volver a contar con su presencia, al igual que la de otros intérpretes que sigan acercando música de calidad a las tardes de agosto de Astorga, a través de nuestra Asociación.